Nazareth

Hoy conocí a Nazareth, una hermosa bebé de 6 meses. El papá me pidió pañales, así que busqué y se los fui a dejar, a la carpa en una calle de Recoleta donde vive. El papá de Nazareth vive en la calle. Afortunadamente, la pequeña no está en la calle, está mejor cuidada con su madre, en un Centro Peniteciario.

Publicidad

Los padres de Nazareth son personas muy preocupadas de ella, todo lo que junta el padre cuidando autos lo guarda para comprarle ropa, leche, pañales. Pero el dinero no alcanza para más. Se nota que no son drogadictos, pero quizás qué problemas tienen, que lo llevan sumergidos en sus pensamientos.

Hay veces que simplemente tienes que dar la espalda y seguir caminando, tratando de no pensar mucho, ya que el primer instinto es querer sacarlos a la fuerza de la calle, o simplemente tomar el bebé y llevarlo a casa para protegerlo. No puedo dejar de pensar.

Dentro de poco, si la madre no sale de la cárcel, el Sename se hará cargo de la bebé, y quizás donde terminen esos pequeños ojos verdes que me miraban con atención, mientras apretaba mi dedo.

Contradicciones y Desidia

Dos eventos masivos, similares pero diferentes, ocurrieron la semana pasada, que marcaron la pauta de los medios de comunicación.

El miércoles se realizó la marcha #NiUnaMenos, en donde la mujer, una vez más, levantó la voz por sus derechos, ni más ni menos, el derecho a no ser asesinada. Obviamente, los hombres trataron de apocarla, trataron de quitarle méritos, trataron de hacer lo posible por hacer invisible una realidad que nos golpea, y que somos los mismos hombres, los principales responsables de las muertes.

Publicidad

El domingo fue la Elección Municipal, baja participación a excepción de los adultos mayores. En la enfermería de uno de los colegios de Recoleta, lloraba una señora mayor y contaba su historia. Ella quería participar y votar en estas elecciones, en su casa, con dos vehículos, el marido no quiso trasladarla al colegio, el hijo tampoco y le dijo que fuera en Metro.

La violencia en contra la mujer se manifiesta por parte de los hombres de muchas y variadas manera, ya sea el vil asesinato, como el ninguneo por su sentido cívico.

¿Qué cresta pasa por la cabeza de los hombres?